domingo, 23 de abril de 2017

En Canarias si hubo genocidio




Nuestros más grandes abuelos tuvieron que enfrentar al extranjero que vino a conquistar estas tierras. Vino el extranjero a ponernos de otro modo, otra palabra, otra creencia, otro Dios y otra justicia. Era su justicia sólo para tener él y despojarnos a nosotros. Era su Dios el oro. Era su creencia su superioridad. Era su palabra la mentira. Era su modo la crueldad. Los nuestros, los mas grandes guerreros se enfrentaron a ellos, grandes peleas hubo entre los naturales de estas tierras para defender la tierra de manos del extranjero. Pero grande era también la fuerza que traía la mano extraña. Grandes y buenos guerreros cayeron peleando y murieron. Las batallas seguían, pocos eran ya los guerreros y las mujeres y niños tomaban las armas de los que caían.

Este párrafo en Canarias nos toca profundamente, pero no es canario, es mexicano. Está tomado prestado de uno de los cuentos del viejo Antonio, de la literatura Zapatista de Chiapas. Pero es nuestro también. 

El director general de Patrimonio Cultural del Gobierno canario y profesor del departamento de Prehistoria, Antropología e Historia Antigua en la Universidad de la Laguna, Miguel Ángel Clavijo, sostiene que a su juicio "ni en Canarias ni en América hubo genocidio, puesto que el proyecto imperial español es imperial no colonial”, es decir que  la nueva sociedad integró lo aborigen en lo europeo.

Clavijo se basa, entre otras cosas en el libro "Aculturación y etnicidad: el proceso de interacción entre guanches y europeos (siglos XIV-XVI). cuyo autor, según subraya el director general, “documenta la relación total de guanches, que aparecen por un motivo u otro, en documentos vinculados al proceso colonizador y suman nada menos que 879; los guanches que no aparecen en documentos deben ser muchísimos más, miles”.

Confunde este señor mestizaje y aculturación con ausencia de genocidio. Pero para contestarle su argumento volvamos al cuento del Viejo Antonio con cuyo párrafo iniciamos este escrito. El cuento se llama la espada, el árbol, la piedra y el agua, y cuenta como estaban discutiendo por ver cual era la más fuerte. La espada habló primero y dijo "yo soy la más fuerte y puedo destruirlos a todos. Mi filo corta y doy poder al que me toma y muerte al que me enfrenta". El árbol por su parte dijo "¡Mentira!, yo soy el más fuerte, he resistido el viento y la más feroz tormenta". Se pelearon ambos y la espada golpeó y golpeó hasta que derribó el árbol.

Luego le toco el turno a la piedra, que dijo "Yo soy la más fuerte porque soy dura y antigua, soy pesada y llena". La espada golpeó y golpeó y no pudo destruir la piedra pero la dejó hecha pedazos y la espada perdió su filo. Es un empate dijeron y lloraron ambas por lo inútil de su pelea.

A todo esto el agua del arroyo estaba mirando la pelea y no decía nada. Tu eres la más debil dijo la espada y se fue hacia ella estrepitosamente. El agua no resistió el golpe de la espada y los pescados se ahuyentaron. Poco a poco, sin decir nada, el agua fue recuperando su forma, envolvió a la espada y siguió su camino. Pasó el tiempo y la espada empezó a oxidarse dentro del agua. Con pena se retiró la espada del arroyo, sin filo y derrotada. 

La espada quedó arrimada en un rincón oscuro, el árbol caído, y la piedra echa trizas, .. pero el arroyo seguía fluyendo y su agua cantando.

Hay veces que tenemos que pelear como espadas frente al animal, hay veces que tenemos que pelear como árbol frente a la tormenta, hay veces que tenemos que pelear como piedras frente al tiempo. Pero hay veces que tenemos que pelear como agua frente a la espada, el árbol o la piedra.

Así hicieron nuestros abuelos- dice el viejo Antonio - Resistieron como el agua resiste los golpes más fieros. Llegó el extranjero con su fuerza, espantó a los débiles, creyó que ganó y al tiempo se fue haciendo viejo y oxidado. Terminó el extraño en un rincón lleno de pena sin entender por qué, si ganó, estaba perdido.  

Evidentemente muchos nativos, aquí y en América tuvieron que volverse agua para sobrevivir. El que los españoles dejaran vivir a los nativos no es magnanimidad ni humanismo, algo de lo que el español por lo general carece, sino interes. Evidentemente ni los conquistadores que vinieron a Canarias ni los que fueron a America tenían pensado coger el arado y cultivar la tierra ellos mismos. Necesitaban de mano de obra esclava que lo hiciera por ellos. Necesitaba población que cultivase la tierra y pagase impuestos. 

Los conquistadores vinieron a por el botin, en Canarias no había oro y plata como en America, lo que había era esclavos y orchilla (empelada en la elaboración de tintes). A eso vinieron, no nos engañemos.

En Canarias se ensaya lo que después sería el manual para la conquista de America. El primer punto del manual es el uso del terror, tal y como documenta Antonio Espino Lopez de la Universidad Autónoma de Barcelona en su articulo "Granada, Canarias, América, el uso de prácticas aterrorizantes en la praxis de tres conquistas 1482-1557", porque solo a través del terror los pocos pueden dominar a los muchos.

El segundo punto es divide y gobierna, pon a las tribus unas contra otras, o a las clases sociales unas contra otras como hicieron en Tenerife poniendo contra Benchomo y prometiendo una revolución social a las clases plebeyas que nunca cumplieron pero que tuvo como consecuencia el desmoronamiento del orden social de las sociedades nativas y, por tanto, de su capacidad de resistencia. Lo mismo hicieron en Mexico contra Moctezuma y el Imperio Azteca.

El tercer punto del manual es la captura de la cabeza de la sociedad nativa, llamese Tenesor Semidan (más conocido como Fernando Guanarteme), Moctezuma en Mexico o Atahualpa en el Imperio Inca. Una vez capturada la cabeza usurpamos la legitimidad casándonos con las princesas. Arminda Semidan, las hijas de Tenesor Semidan, el rapto de Tenesoya, el casamiento de las princesas guanches, el casamiento con las princesas guaraníes, Malinche en Mexico con Hernan Cortés, etc, etc, etc...

El cuarto punto es poner a la población superviviente a trabajar para mantenerte, aprovechando para ello cualquier institución nativa existente para explotarlos, como la Mita en Perú, y añadir otras instituciones como la encomienda y el reparto. Eran formas de disimular la esclavitud, ya que el Vaticano, y concretamente el Papa Borgia, habia otorgado una serie de privilegios a los Reyes Católicos a condición de que estos ayudaran a evangelizar. Por tanto no podian esclavizar si no habian sido capturados en buena guerra y habia que inventarse algo que permitiera esclavizarlos y explotarlos pero manteniendo las apariencias de misión evangelizadora. Así nace la encomienda y el repartimiento en la que los nativos tienen que trabajar como esclavos para pagar que el colono los evangelice en la fé.

El quinto punto es si tengo suerte encuentro otras riquezas como oro, plata, tintes o lo que sea. Pero esto es secundario. Lo principal era el trabajo indígena para abastecer la colonia y llenar los bolsillos de los colonizadores, y para eso no se los podían cargar a todos ya que alguien tenia que trabajar. Eso si, instauraron un sistema basado en el privilegio, un sistema de clases basado en el color de piel. Esto explica por ejemplo que en el Paraguay, donde no hay riquezas minerales, se establecieran colonias agrícolas que perduraron varios siglos.

El mestizaje también se ha sobredimensionado. Cierto que se casaron con lagunas princesas indígenas, ya que de alguna forma tenían que legitimizar su usurpación, pero en una sociedad organizada en clases según su color de piel, generalmente los castellanos se casaban entre ellos. En Canarias por ejemplo, Garcia Talavera ha demostrado que el mestizaje indígena se produjo más con los portugueses que con los castellanos. Por eso un tercio de los apellidos canarios actuales son portugueses. Si bien es cierto que también se casaron con las princesas indígenas, como Masequera, Arminda, etc...

Los aborígenes canarios de Gran Canaria y Tenerife si sufrieron genocidio. Al igual que en América, las enfermedades mataron a una gran parte de la población. La modorra de Tenerife, que causó estragos, es bien conocida. La crónica de Sedeño habla de una "modorra" en Gran Canaria que mato a dos de cada tres guerreros. Las tradiciones orales de ambas islas hablan de envenenamiento de las aguas por parte de los castellanos.

Ademas en Gran Canaria se usaron técnicas de terror como el destruir los cultivos, quemar palmerales y bosques o echar perros de guerra sobre mujeres y niños en una guerra que duró mas de cinco años. La tradición oral también habla de amputaciones de narices, orejas, lenguas, pies o manos. Gran Canaria fue una guerra de aniquilación, posiblemente la mas dura y prolongada de todo el archipiélago.

En la Gomera tenemos lo sucedido con la rebelión de los gomeros donde se cargaron a la población masculina de dos cantones completos, la mitad de la isla. Esta documentadas los asesinatos, amputaciones, empalamientos y ahogamientos.

En ciertas partes de Tenerife también se uso el terror, especialmente en las comarcas de Daute e Icod, que no fueron de paces. La tradición oral habla de barbaridades cometidas contra los bandos de adeje y abona en el campo de concentración de los cristianos tras la batalla de los magotes en Adeje. Violaciones, amputaciones, asesinatos,..etc....

El Lanzarote las crónicas también hablan de la matanza de la práctica totalidad de los varones nativos. De la Palma, Fuerteventura y del Hierro hay pocas noticias y desconozco si algo se guarda en la tradición oral. En cualquier caso fueron conquistas cortas comparadas con las de Tenerife y Gran Canaria que duraron varios años. Pero otras fuentes como Bartolome de las Casas y su libro Brevisima Descripción de la Destrucción de Africa, nos cuenta como esas islas, al igual que las demás, estuvieron sometidas durante muchas décadas a asaltos europeos en busca de esclavos.

Ademas tenemos la venta de parte de la población como esclavos y la represión posterior a la cultura y creencias que supone un etnocidio que dura hasta nuestros días. Evidentemente no los mataron a todos, de la misma forma que en el holocausto no mataron a todos los judios, o que en el genocidio armenio tampoco mataron a todos los armenios. En Canarias hubo y hay supervivencia aborigen y mestizaje, más de la mitad de la población actual tiene genes nativos según los estudios de ADN, pero usar la supervivencia nativa para negar el genocidio es ingenuo o directemente manipulador.




---------------------------------------------------------------------------------- Si consideras que la información de este articulo te ha sido útil puedes colaborar a hacer realidad estas ideas y este proyecto