España está volviendo a gritar "¡vivan las caenas!"

Y de repente el país que creía haber superado el franquismo hace 40 años, se despertó dándose cuenta de que era una fantasía, que tan solo lo había disfrazado de democracia ....

Históricamente la función de España ha sido oponerse a todos los avances de la ilustración, el librepensamiento, del liberalismo, de la reforma y de las luces. España es el país del ¡vivan las caenas!, de la contrarreforma, de la Inquisición, del absolutismo, del dogmatismo católico, de la osuridad del concilio de Trento, del nacionalcatolicismo, de la resistencia al cambio, del caciquismo de señoritos, del que hay de lo mio, del vuelva usted mañana, del estancamiento..... y cuando el agua se estanca se pudre.

Esto respondía a un nivel de conciencia y na visión del mundo jerárquica y autocrática, inmovilista. Anne Morrow dijo que "no hay pecado mas castigado implacablemente por la naturaleza que el pecado de la resistencia al cambio". Evidentemente el castigo es la extinción. En la misma linea W. Edwards Deming que el cambio no era necesario porque la supervivencia no es obligatoria.

Y esa es la clave, los errores se pagan. La crisis del 2008 requería un ajuste drástico y un cambio de modelo de país, pero no se hizo. Se enrocaron, y los pensionistas, los jubilados, la generación de la transición también quiso conservar la calma, la tranquilidad..... y de esas lluvias vienen estos lodos... se negaron al cambio y ahora el cambio viene inevitablemente por Cataluña.

El esperpentico video de andaluces jaleando a los guardias civiles que se iba a deplazar a Cataluña bajo el grito de oe oe a por ellos, o los pateticos grupos de ultras y sesentones enfundados en banderas españolas siguen demostrando que el franquismo sociológico esta vivo en España.



Las clases dominantes de España, la oligarquía española siempre se ha caracterizado por ser un atajo de cretinos y de ladrones. Y las clases dominadas siempre se han caracterizado por permitirlo. Como dijo en su día Fernando Fernan Gomez "en España no solo funcionan mal los que mandan, sino también los que obedecen".

En la noción de privilegio se ha basado toda la historia de España, dentro y fuera de la Península Ibérica. El privilegio y la desigualdad de oportunidades era lo que movía el comercio de flotas de la Casa de Contratación de Indias, el caciquismo latifundista de Andalucía, los sistemas coloniales, etc...

Ese sistema de privilegio y su aceptación mansa por parte del pueblo se refleja en las palabras de Hitler sobre los soldados españoles. Que a un fascista como Hitler le parecieran excesivos los privilegios de los oficiales españoles no tiene precio.

Si se leen los escritos de Goeben sobre los españoles, se advierte que no han cambiado desde hace cien años. Extraordinariamente valientes, duros para las privaciones, pero ferozmente indisciplinados. En ellos, lo lamentable es la diferencia de trato entre los oficiales y la tropa. Los oficiales españoles viven de maravilla, mientra que la tropa ha de contentarse con la más exigua de las miserias.
La cuestión catalana está demostrando que el franquismo sociológico sigue vivo y bien vivo en España. Para esa España anclada en el pasado y que se niega a evolucionar hacia posturas más europeas, la unidad de España es un bien supremo e indiscutible que justifica conculcar los derechos y garantías democráticas. A esta gente habría que enseñarle que el bien supremo no es ni la ley, ni la Constitución, ni la unidad de España sino la soberanía que reside en la voluntad popular. Pero claro eso son ideas ilustradas y ellos todavía no han pasado por ahí.

Que el Estado recurriera una vez más a las cloacas y la guerra sucia, tal y como hizo con los GAL, tal y como hizo con el atentado contra Antonio Cubillo y tal y como ha hecho contra el procés catalán y aquí no ha pasado nada, e incluso algunos lo justifican y aplauden, es síntoma que la democracia y su respeto por los derechos individuales  no está bien consolidada en España.

Para esa España oscura e inmovilista el Bien se transmite de arriba a abajo, cada persona ocupa su lugar asignado en la escala social y debe hacer lo que le toca: los de arriba a mandar y los de abajo a obedecer. Una sociedad conformista en el que la obediencia es un valor fundamental, ya que la cohesión y seguridad que ofrece se fundamenta en una distinción clara y sin componendas entre el Bien y el Mal. La comunidad debe permanecer cohesionada tanto frente al enemigo exterior como al enemigo interior, el Mal es real y aguarda su oportunidad para atacar.

El unionismo español no se ve a si mismo como “nacionalista” puesto que su Bien es natural, lógico e indiscutible en el que confunde nación y Estado. El “nacionalista” siempre es el otro, en el caso catalán el burgués taimado que construye una comunidad imaginada apelando a los bajos sentimientos para alienar a las clases populares haciéndoles creer que comparten intereses comunes, y que también comparten un enemigo común (en este caso “lo español”) frente al cual hay que cohesionarse. Esta caricatura no solamente se puede encontrar en un catecismo marxista, también en los catecismos falangistas.

El unionismo español se ve a sí mismo como portador del Bien, considera que tiene el monopolio del Bien frente a los malvados separatistas que quieren romper la sacrosanta unidad de la patria. De ahí que acuse fácilmente a los demás de estar adoctrinado... cuando el adoctrinado y el dogmático es él. 


La revolución democrática de Cataluña para el unionista es o bien una revuelta dirigida por radicales, populistas y antisistema que precisamente amenazan a la gente de orden, pretenden romper la ley y acabarán con la paz, la prosperidad y el trabajo, o bien una maniobra de la «burguesía catalana», de la «gente de orden», para perpetuarse en su avaricia, su egoísmo y sus privilegios; el liberalismo clásico burgués es uno de los demonios de esa visión fascista del mundo. 

Da igual que se degrade la independencia del poder judicial hasta ponerlo a la cola de Europa y se incremente el control de los aparatos del Estado. Da igual que se cree una policía política que fabrica pruebas contra políticos soberanistas, sabiéndose impune no sólo por el amparo del gobierno sino también porque una parte de la sociedad española está dispuesta a creerse cualquier relato que refuerce esa visión de que el “otro” es el Mal y por tanto sólo puede ser un corrupto, un nazi, un burgués egoísta o un antisistema.

En el fondo lo que están proyectando en el "otro" es su necesidad de seguridad, de estabilidad, de rechazo a la incertidumbre cuando los califican de antisistema o cuando se refugian en la ley y la Constitución como si estuviesen escritas en piedra como los mandamientos católicos, o bien su concepción autocrática y jerárquica del poder de arriba hacia abajo. Por eso les causo tanto revuelo el caso Pujol, en el fondo no se trataba solamente de pillar a un delincuente sino de exponer la falsedad de esa doctrina nacionalista que desde hace 4 décadas está cuestionando ese Bien Supremo de la unidad de España.... y con el el orden y la estabilidad.

Evidentemente los unionistas, anclados en la mentalidad oscura del autoritarismo no entienden el procés catalán, no entienden que los valores de esa sociedad han cambiado y que miran al mundo con optimismo, con esperanza, que ya han superado y trascendido esa visión limitada del mundo, la autoridad y el estado propia de los unionistas reaccionarios.

Por eso el estallido del caso Pujol y la esperanza unionista de que el souflé soberanista se desinflara no ha servido de nada. Los catalanes han seguido hacia adelante, porque el grueso del soberanismo catalán lo que está demandando es racionalidad y eficacia, derechos individuales y quitarse democráticamente la losa del inmovilismo español.


Mientras tanto, la otra España, la que se niega a evolucionar, aplaude con las orejas la represión en Cataluña en lo que sería la versión en el siglo XXI del "vivan las caenas" que gritó el pueblo español a la vuelta del absolutismo con Fernando VII.

Por su parte la ONU ha emitido un comunicado a través de a través de su Oficina de Derechos Humanos avisando al gobierno de España que su estrategia con el referéndum catalán del 1-0 vulnera derechos individuales fundamentales.

El escrito se basa en un informe de dos expertos de Naciones Unidas: David Kaye, relator especial sobre la promoción del derecho a la libertad de opinión y expresión, y Alfred de Zayas, experto independiente sobre la promoción de un orden internacional democrático y equitativo. En el comunicado la ONU reclama al Gobierno que garantice que "las medidas adoptadas antes del referéndum catalán del 1 de octubre no interfieran con los derechos fundamentales a la libertad de expresión, reunión y asociación y participación pública".

A los unionistas se les están acabando los recursos y las proyecciones que utiliza para evitar el dolor de mirarse a sí mismo en el espejo.... dolor que confunde con el dolor de la "ruptura de España". Los catalanes han dicho "Bueno, pues molt bé, pues adiós" como Trapero, el mayor de los Mossos. No quieres cambiar, pues ahí te quedas, yo no pienso seguir comulgando con ruedas de molino.

En la última década España se ha negado a cambiar y a evolucionar y la perdida de Cataluña es el justo castigo de tal actitud. Como dijimos al principio no hay pecado mas castigado por la naturaleza que la resistencia al cambio.


---------------------------------------------------------------------------------- Si consideras que la información de este articulo te ha sido útil puedes colaborar a hacer realidad estas ideas y este proyecto